La artesanía mexicana expresa la riqueza cultural de nuestro país

sin embargo, podría perderse si no fomentamos esta actividad entre la población más joven.


El regateo es muy común por parte de toda la cadena de compradores, por lo que llevar dinero a la mesa se ha vuelto un trabajo muy difícil para los artesanos. Las nuevas generaciones prefieren dejar de lado su dialecto y tradiciones por miedo a pasar los mismos inconvenientes que sus padres.




Muchas comunidades indígenas han disminuido en gran cantidad, ya que la mayoría de las personas se ven obligadas a migrar para encontrar mejores trabajos, dejando su casa y sus familias en busca de una nueva vida. Por estas razones nos comprometimos a apoyar a los artesanos mexicanos. Actualmente trabajamos con los grupos étnicos Triqui y Tenek, que habitan en Oaxaca y la Huasteca Potosina. Toda nuestra ropa cuenta con un bordado artesanal, hecho por ellos, con el objetivo de generar un impacto económico considerable en sus vidas.