Botellas de plástico de todo el mundo se recolectan, se limpian y se trituran para obtener pedazos de este material.

La ropa usada y residuo textil se recolecta y se clasifica dependiendo de los colores y se tritura para tener de nuevo la fibra del algodón.

La ropa usada y residuo textil se recolecta y se clasifica dependiendo de los colores y se tritura para tener de nuevo la fibra del algodón.

A través de un proceso mecánico, los pedacitos de PET se convierte en polímero de poliéster que se manipula para obtener el hilo reciclado, este se mezcla con las fibras de algodón reciclado para obtener un hilo resistente y de gran calidad.

Con el nuevo hilo se fabrican los tejidos, que a su vez se convierten en nuevas prendas, como las que las encuentras en Green Hug.